Está en:

   

Ficha de Noticia

 

La Junta ofrece a los propietarios un plan para combatir la seca de la encina

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha puesto en  marcha el Equipo de Diagnóstico de la Seca (EDS) en Huelva y toda Andalucía, una iniciativa que tiene como objetivo abordar de manera integral cuestiones relativas a la sanidad vegetal del arbolado de las especies del género Quercus en las dehesas de Andalucía. Especialmente pretende identificar la causa o causas del problema de mortandad del arbolado comúnmente conocido como ‘seca’ y ofrecer soluciones de manejo.

Este servicio está disponible para todos los propietarios de dehesas y alcornocales de aprovechamiento de corcho de la Comunidad Autónoma interesados, que únicamente deben dirigirse a la Oficina Comarcal Agraria (OCA), la Delegación Territorial de la Consejería o la Oficina del Parque Natural que le corresponda por la ubicación de la explotación para cursar su solicitud de trabajo al EDS. Asimismo, también podrán  gestionarla a través de las organizaciones profesionales agrarias y de dehesa.

El equipo, que cuenta con personal cualificado y especialmente formado en podredumbre radical de los Quercus, realiza las visitas de campo, las toma de muestras y los análisis de laboratorio necesarios para ofrecer un diagnóstico sobre la causa del problema.

En la provincia de Huelva están afectadas por la seca unas 6.000 hectáreas de dehesa, especialmente en el Andévalo y la Sierra. En total, hay 250.000 hectáreas de dehesas, que alimentan y sostienen 4.500 explotaciones ganaderas, sobre todo de cerdo ibérico, ganado ovino, bovino y caprino.

Actualmente están en estudio casi 20.000 hectáreas donde se han detectado síntomas de decaimiento forestal. Para la economía de la Sierra y también para el Andévalo es fundamental mantener sana la dehesa pues de este ecosistema depende la actividad ganadera, las industrias cárnicas y derivados del cerdo ibérico, ganadería ecológica, el turismo rural y el mantenimiento de los pueblos para evitar la despoblación. De ahí la necesidad de que las instituciones aborden el decaimiento de la dehesa y aporten soluciones.

Principalmente, los trabajos se centran en el patógeno Phytophthora cinnamomi, si bien también revisan la posible presencia de otros agentes biológicos que podrían afectar al arbolado. Al mismo tiempo, se redacta un informe técnico donde se recogen las distintas recomendaciones a aplicar en cada explotación con el fin de mitigar o prevenir el problema.

Además de la propia actuación del Equipo de Diagnóstico de la Seca, la Consejería ha planificado jornadas divulgativas sobre la podredumbre radical de los Quercus en las distintas comarcas de dehesa de Andalucía con el fin de informar directamente a todos los interesados.

Ente los retos actuales a los que debe hacer frente la dehesa andaluza se encuentran el decaimiento forestal, la falta de regeneración del arbolado y los problemas fitosanitarios. Destaca especialmente la situación fitosanitaria provocada por la presencia del patógeno Phytophthora cinnamomi, que puede provocar la muerte del arbolado.

Importancia de la dehesa

Las dehesas representan un agroecosistema único en la Península Ibérica, fruto de un manejo ancestral del sustrato arbóreo, los pastos y la ganadería que ha permitido contar en la actualidad con un paisaje y una actividad agrícola y forestal característica de numerosas comarcas y provincias españolas y portuguesas.

En Andalucía, las formaciones adehesadas ocupan en torno a 1,2 millones de hectáreas ubicadas en casi cien municipios de la Comunidad Autónoma y más de 14.000 explotaciones donde se gestiona una cabaña ganadera de más de tres millones de cabezas de ganado de las especies ovina, bovina, caprina y porcina. Estos datos reflejan la importancia económica, ambiental y social de este sistema agrosilvopastoral.

Diario de Huelva

Publicado el 20 / 10 / 2019 en la categoría de Noticias