Está en:

   

Ficha de Noticia

 

La Fundación Savia, Ecovalia y Fedehesa reclaman que la dehesa sea clasificada como Sistema Agrario Genuino

Este ecosistema único aspira a ser aval ibérico de la marca España. UPA reclama las ayudas prometidas por la sequía

La clasificación administrativa de la dehesa como Sistema Agrario Genuino es una demanda continua el sector, que ve sólo así la posibilidad de mantener este sistema productivo, de alto valor medioambiental.

A esta reclamación, Fedehesa, Ecovalia y la Fundación Savia añaden ahora la iniciativa de situar a la dehesa como exponente de prestigio y diferenciación, convirtiéndola en emblema de la marca España.

Las tres organizaciones han realizado un informe sobre la dehesa, con vistas a la reforma de la PAC (2021-2027) y en él reclaman una Ley Marco de la Dehesa que, por un lado, le reconozca su identidad y estilo propio, poniendo en valor el extraordinario papel que juega como productora de bienes públicos en cuanto a conservación del entorno natural, paisaje, biodiversidad, bienestar animal, amortiguación del cambio climático, control y prevención del fuego, y freno al despoblamiento rural); y por otro lado, facilite y potencie la revalorización de todas sus producciones y su comercialización, amparadas en la marca Dehesa, como símbolo de calidad y singularidad, dentro de un contrastado proceso de economía verde, circular, respetuosa con el medio natural, el bienestar de los animales y la salud de las personas.

Defienden que la Dehesa es un Sistema Agrario Genuino, sustentado en labores agroganaderas, con árboles diseminados dedicados a la producción de frutos para la alimentación del ganado.

El informe explica que así está definida científicamente por los más importantes investigadores y especialistas en pastos de nuestro país y recogido en el Nomenclátor Básico de la SEEP en el año 2001. “Por tanto -dicen- no debe ser considerado administrativamente como un pasto forestal igual o similar al monte mediterráneo o tierras abandonadas, sin cultivar, aunque así lo defina la Ley de Montes 21/2015, con el enorme perjuicio que ello le provoca en Bruselas, para la aplicación de la PAC”.

Fedehesa, Ecovalia y la Fundación Savia entienden que la salvación económica y social de esta “joya agraria” depende solo y exclusivamente de una “decisión política innovadora”, mediante la cual pase a ser considerada administrativamente en la PAC (Política Agraria Común) como Sistema Agrario Singular, agroganadero o agrosilvopastoral, “que establezca las lógicas diferencias existentes entre ella y los llamados Pastos forestales, que es como se considera a montes, bosques, eriales, roquedos, arenales y tierras abandonadas, entre los que se encuentra actualmente la dehesa, por lo que se ve infravalorada económicamente y compartiendo la categoría con unas heterogéneas comarcas que reciben un exiguo Pago Básico, encorsetada burocráticamente por una amplia y poderosa Ley de Montes del año 2015, sometida a un impreciso Coeficiente de Admisibilidad de Pastos (CAP) con importantes descuentos en el número de hectáreas admisibles, y por tanto, injustamente tratada y desasistida por la PAC y por la desacertada aplicación que de ella se hace en España”.

Denuncian también la profunda y compleja crisis económico-social que está atravesando la dehesa en la actualidad y explican que se asienta especialmente en la falta de una clara definición oficial de la misma en Bruselas, ya que al estar considerada como Sistema Forestal “queda situada en un lugar muy débil y vulnerable, dentro de los regímenes de Ayudas de la Renta (Pagos Directos) previstos en la poderosa Política Agraria Común (PAC), pues los sistemas forestales europeos están fuera de la PAC, y la Unión Europea no tiene Política Forestal Común”.

Cuestión económica

Esta definición de la dehesa como Pasto Forestal, dentro de la Política Agraria Común le está provocando actualmente a los ganaderos conservadores un déficit estructural económico de entre 150 y 200 euros por hectárea y año, ya que están recibiendo como Pagos Directos totales, una Ayuda a la Renta de escasamente 100 euros por hectárea y año, sumando Derechos de hectáreas admisibles y Pagos Asociados al ganado, en lugar de recibir los 250-300 euros por hectárea y año que les cuesta realizar todas las actividades agrarias relativas al pasto, ganado y arboleda que son necesarias para asegurar su mantenimiento y conservación.

“Esta clara y demostrable circunstancia -dice el informe- deja a los ganaderos conservadores de la dehesa en una situación de clara discriminación económica con respecto a los demás agricultores españoles, que están recibiendo como Pagos Directos (Ayuda a la Renta) una media de 270-280 euros por hectárea al año para cumplir con el objetivo final de la PAC, que es mantener el campo activo contribuyendo a la seguridad alimentaria, protegido medioambientalmente con el uso sostenible de los recursos naturales, evitar su abandono y contribuir al desarrollo rural. Objetivo que cumplen con creces los ganaderos de la dehesa, con su dedicación y esfuerzo diario”.

También hacen referencia a la Seca, decaimiento de los árboles, y sostienen que la actual incidencia de la enfermedad, es un síndrome, que además de estar relacionado con el Cambio Climático y la sequía, tiene también mucho que ver con el mal manejo que se está haciendo del suelo de la dehesa y del ganado por sobre explotación para poder subsistir.

El ibérico y la Norma

El análisis de Fedehesa, Ecovalia y la Fundación Savia propone también que el Cerdo Ibérico Puro de Bellota sea regulado y comercializado fuera de la actual Norma de Calidad del Cerdo Ibérico. Consideran que “esta Norma está extraordinariamente influenciada por el Cerdo Ibérico Cruzado de Pienso criado en intensivo, lo que supone alrededor del 85 o el 90% de la producción, que se beneficia del prestigio del Cerdo Ibérico de Bellota producido e integrado en la dehesa, al que le está provocando una competencia desleal en el mercado”.

Los problemas del sector ganadero preocupan también a la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), que ha llamado la atención por los efectos que la sequía ha tenido en la dehesa. “El sector ganadero -dice la organización agraria- se ha visto obligado a aumentar sus costes de producción por los gastos derivados de tener que suplementar con piensos y forrajes inusualmente caros, y dar de beber a los animales”.

Afirman que UPA Andalucía denunció esta situación en verano ante la Consejería, así como la necesidad de ayudar a otros sectores afectados también por la falta de agua, sin que se hayan recibido las ayudas hasta el momento.

Explican que Gobierno andaluz publicó en julio una Orden con las bases reguladoras de ayudas destinadas a explotaciones ganaderas afectadas por sequía, “con la que se esperaba que pusieran a disposición de los ganaderos una línea de apoyo extraordinaria y en las distintas mesas de Interlocución Agraria, la consejería hablaba de una dotación de entre 7 y 8 millones de euros para compensar a los agricultores y ganaderos afectados, pero hasta la fecha no ha sido publicada la convocatoria ni se han establecido unos fondos concretos.

La producción de porcino en extensivo sigue sumando apoyos

Por otro lado, el movimiento de defensa del sistema de cría y producción del porcino ibérico extensivo, el más tradicional, sostenible y de más calidad de cuantos existen, sigue recibiendo apoyos, por parte de particulares y empresas y también de la mano de instituciones onubenses.

En los últimos días, las demandas plasmadas en el manifiesto han recibido tres importantes apoyos: los de la Delegación de Agricultura de la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento de Aracena y la DO Jabugo, que con la firma de sus representantes muestran públicamente su compromiso con el sector.

Desde que Asaja-Huelva comenzara a distribuir el manifiesto promovido por todas las Asaja de Andalucía y Extremadura varias decenas de firmantes han suscrito el documento.

Los ganaderos de extensivo y la dehesa atraviesan momentos complicados, pero a su favor tienen potentes armas para hacer valer un ecosistema que encaja a la perfección con la estructura verde que marca la filosofía de la futura PAC.

EL JAMÓN IBÉRICO, PROTAGONISTA DE UN WORKSHOP CON ESTRELLA MICHELIN

La Asociación Interprofesional del Cerdo Ibérico (Asici) ha organizado un exclusivo workshop sobre Jamón Ibérico, que se ha celebrado en el espacio multidisciplinar Park 36.

El taller de carácter experiencial ha estado dirigido por Javier Estévez (La Tasquería), un chef con estrella Michelin que desafía todos los tabúes culinarios con una visión moderna que reivindica platos tradicionales con texturas especiales.

En el acto, el presidente de la Interprofesional, Antonio Prieto, ha resaltado la evolución positiva del Ibérico en los últimos años y cómo ha contribuido notablemente en ella el Sistema de Trazabilidad y Calidad del sector Ibérico, Ítaca que garantiza la trazabilidad de las producciones de Ibérico.

 

Diario de Sevilla

Publicado el 24 / 12 / 2019 en la categoría de Noticias